Posteado por: Loco Atardecer | 1 diciembre 08

Nubes de humo

Norberto R. J.

Foto: “No siempre es tormenta”

Los problemas se acumulan, como el polvo debajo del sofá del comedor que no movemos hace siglos. Y si es posible los dejamos ahí, sin resolver, olvidados o al menos perdidos concientemente para no tener que recordar que eso está ahí, esperándonos.

Es difícil de explicar con palabras algo que no se puede ver. Imaginemos que una persona nace sin poder ver los colores, solo ve el mundo en blanco y negro, entonces, ¿Cómo podemos hacer que entienda como es el color?. Así de difícil es el poder ver lo que nubla la razón, lo que nos nubla el entendimiento, lo que no nos deja resolver los problemas y hace evitarlos tratando de seguir inconcientes; pensando, como un niño, que si cerramos los ojos, el monstruo desaparecerá.

Es un mal día, salís de tu trabajo, te cruzas con gente que conoces y que te saluda, entras al coche, conducís hasta casa, llegas, vas a comprar pan, cruzas dos palabras con el cajero del almacén, entras a casa, vas al baño, te haces un café, te pones a ver la tele y de pronto entro yo y te digo. Contame detalladamente todo lo que paso desde que saliste del trabajo y … no te acordas de nada, solo tenés algún recuerdo borroso, nada más.

Eso es lo mismo que sucede con los problemas. Los problemas son nubes de humo que nublan nuestra razón, que nos impiden ver, distinguir, pensar, recordar, querer, sentir. Nublan nuestra cabeza y nuestro corazón. Y la única forma de solucionarlo es despertando de ese sopor, abriendo los ojos, despertando de esa mente nublada que no nos deja ver, abriendo los ojos y queriendo ver.

Si no podemos reconocer nuestros problemas no podemos solucionarlos.

Por eso hay que hacer algo, y conseguir ver las cosas con claridad, si podemos despejar esas nubes de humo que nos nublan la vista y no nos dejan ver la vida tal como es, vamos a poder enfocar los problemas desde otra perspectiva.

Por un minuto deja de pensar y, por ejemplo, salí a la calle o al balcón, mira los árboles con detenimiento, el suelo, las baldosas, cruza enfrente y mira el frente de tu casa detalle por detalle, abrí los ojos, mirá el rostro de la/las personas con las que vivís y recordá lo que te une a ellas. No te enganches ese día ni con la televisión, la PC o la radio, hace algo que te guste y que hace tiempo que no haces. Busca una charla tranquila con alguien, de esas que no tenes nunca porque te falta el tiempo, o porque no sos de los que le preguntan a los demás como están. Salí a tomar un café con tu pareja, con tu hija, con tu hermano, con alguien con la que no hables habitualmente en privado y preocupate por como está esa persona, que le pasa, o pedí consejo.

Si vemos dos horas de televisión, que importa quitarnos una hora de la caja tonta, para dedicarnos solo por un día a tomar un café con una persona a la que quieras. Salir a un bar, dos cafés y una charla. Seguro que lo vas a repetir.

Te preguntarás que tiene que ver todo esto con resolver los problemas… la respuesta es sencilla. Abrir los ojos es poder mirar, ver, y para eso es necesario abrir la mente pero también abrir el corazón, detenernos un momento, para no vivir continuamente en un recuerdo borroso que hace que se pase tu vida sin darte cuenta. Porque en ese recuerdo borroso estas perdiendo lo esencial y no te deja ver las cosas importantes que tenes a tu alrededor.

Tenes problemas. Si. ¿Pero que solución es el vivir enajenado, metido en una rutina, aislado, sin querer hablar?.

Es evidente que hay que cambiar y eso no puede ser de a poco. Porque, una vez que hayas disuelto las nubes de humo que causan tus problemas y hayas abierto los ojos y puedas ver con claridad, que es lo esencial y que no lo es, vas a poder buscar una solución con la mente abierta, despierto; pudiendo contar con los que te rodean y que has hecho otra vez parte de tu vida, y por sobre todo, vas a poder valorar desde otro punto de vista tus posibilidades para resolverlo y si no tienen solución, no preocuparte por ello y vivir la vida, que para eso estamos aquí.

Evidentemente. Hay que hacer algo, y tenemos que empezar ahora.


Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: