Posteado por: Loco Atardecer | 12 agosto 09

El conocimiento no ocupa lugar, o si

Foto: "Un ratón ilumina el camino" por: Norberto R. J.

Foto: “Un ratón ilumina el camino”

Parece como si toda la tecnología del mundo me pegara en la cara con forma de email.

Resulta que cuando era chico, de esto ya un tiempo, … vivía por el barrio de Palermo en Buenos Aires, allí (para los que no conocen), existía y todavía existe el “Predio ferial de Palermo” llamado desde siempre por la gente “La Rural”. Se llamaba originalmente “Sociedad Rural Argentina” y se creo en el año 1866 pero en el año1875 el estado “donó” (vaya a saber a que precio) 12 hectáreas a los ganaderos de esta sociedad para realizar ferias de comercialización de todo lo relacionado con el campo y que hoy se han quedado en medio de la ciudad de Buenos Aires, al ir creciendo en estos 134 años.

Como todo lugar de “ferias” se hacen ferias de todo tipo y la gente las visita, previo pago de una entrada.

Yo rondaba los 8 años y para entrar sin pagar, tenía siempre algún lugar en las rejas que la rodeaban donde podíamos pasar y “colarnos” dentro del lugar.

Así visitaba todas las ferias, incluyendo las que no estaban abiertas al público y que nosotros “los chicos” no sabíamos que no estaban abiertas porque no pasábamos por la entrada. Ese día recuerdo que tuvimos que “saltar la reja” (que en realidad era treparla) y para entrar nos encontramos con un militar haciendo guardia justo en ese lugar, para poder meternos nos aprovechamos del aburrimiento del guardia que caminaba de un lado a otro unos 10 metros y cuando nos dio la espalda en su recorrido, salté dentro yo primero, de los tres que estábamos para entrar. (para nosotros era como en las pelis, toda una aventura).

Una vez dentro, vi que había gente en una de las oficinas y entré mientras esperaba al resto. En ella había tres personas de corbata muy nerviosas alrededor de un Pc de la época, hablaban preocupados porque algo no funcionaba en medio de unas 30 personas que estaban reunidas, mirando a estos tipos.

De pronto todo funciona, la gente se reúne y alguien entra diciendo “ahí vienen, ¿está todo listo?, nerviosos contestan que sí y detrás entran tres militares de uniforme verde, serios como en un cementerio y duros como si los hubiesen planchado dentro de los mismos uniformes perfectos que llevaban.

Entre todo esto nadie se dio cuenta de mi presencia y mientras ellos estaban mostrando el artefacto, yo me hice poco a poco un lugar para ver.
Ante mi sorpresa, el hombre de corbata que estaba sentado, movía una caja cuadrada con un botón y con un cable que se perdía, y con eso movía una flechita en la pantalla que se movía nerviosa saltando de opción en opción en algo parecido a un programa dentro de una pantalla en “modo de caracteres” al estilo D.O.S.

A esta altura ya todos me habían visto, pero creo que todos pensaban que yo era el hijo de alguien, hasta que se empezaron a hacer preguntas y un hombre me separó de la multitud preguntándome con quien había venido. Muy amable el hombre escuchó que estaba paseando por la feria y vi la puerta abierta… me explicó que no estaba abierto el predio al público y que me había metido en un lío, así que me dijo, que salga por donde entré, le dije que había un guardia y me dijo que él lo entretenía mientras yo saltaba, a todo esto todavía mis amigos no habían podido entrar porque el guardia dejo de ir y venir. Al final salí con la ayuda del desconocido que le ofreció un cigarrillo al guardia y le dio conversación mientras  yo saltaba fuera, ahorrándome un problema.

Este ratón (mouse) lo vi por lo menos hace unos 30 años y en solo 30 años hay uno en cada casa.

Hoy usamos la tecnología que suponen estas “máquinas” para difundir el conocimiento inútil, para enviarnos por email cosas como un mono bebiendo su propio meo, un tipo cayendo de cara al barro, o listas interminables de curiosidades como que no se puede estornudar con los ojos abiertos, y las infaltables “cadenas” o presentaciones con musiquita siempre con fotos empalagosas de perritos, gatitos y bebés, sumado a los videos de personas, que por ser popular solo unos días, hace estupideces sin sentido frente a una cámara.

Dicen que el conocimiento no ocupa lugar, pero es mentira, ese conocimiento inútil ocupa millones de horas de la gente, de tus horas, de tus días, haciendo que tu mente acumule todo eso en vez de cosas que realmente te sirvan, horas leyendo y viendo cosas sin sentido, pasajeras y que podrían transformarse en el aprender cualquier cosa que sea de tu gusto, pero útil a tu mente.

Internet solo tiene aproximadamente el 15% de la población, es decir, de cada 100 personas solo 15 tienen Internet en el mundo y con ella, una ventana al conocimiento inacabable, en este momento, en el que estás leyendo esto, no sos conciente de ser un privilegiado o privilegiada que tiene bajo sus dedos una herramienta con la que no podíamos soñar hace solo 30 años, cuando todavía se movía nerviosa la flechita en ese antiguo ordenador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: