Posteado por: Loco Atardecer | 19 octubre 09

La religión reciclista

Foto: "600 kg al año" por: Norberto R. J.

Foto: “600 kilos al año”

Reciclar es una cuestión de fe, es decir, todos sabemos que es bueno reciclar, todos deberíamos hacerlo, pero al final, el reciclar es “creer” que realmente así cambiamos algo. Nadie que recicla sabe muy bien qué efecto beneficioso trae, ni si es realmente una solución, es más, casi todo el mundo cree que el reciclar trae beneficios a las empresas que reutilizan el material y nada más, sería como trabajar gratis para que otros se beneficien. Tenía, por ejemplo, un profesor de la universidad, en sociología, que decía que a él no le importaba la ecología ni el reciclar, porque iba a morirse antes de que todo eso le afecte, y lo peor es que lo decía delante de los alumnos… y es que toda religión tiene sus herejes, sus descreídos, y sus ateos.

Al final me encuentro en casa con mi cubo para la basura que compre antes de “convertirme”, que puse en el lugar que hice especialmente para él antes de “convertirme”, y ahora tengo dos bolsas dando vueltas por la cocina, y en el lavadero (galería en España) unos frascos de vidrio y botellas que acumulo antes de tirarlas, además de mi bonito cubo, (toda religión tiene sus penitencias), y eso que solo separo: vidrio, papel, plásticos y orgánico (que podríamos llamar a este último, “todo lo que no se encasilla en lo anterior”).

La cuestión parece bastante sencilla:  Si no es vidrio, si no es papel, si no es plástico, va en orgánico. Simple hasta que, el solo hecho de tirar algo a la basura, te hace pensar… ¿Dónde tiro esto?, es decir, me tomo un sobre de un antigripal de los que se diluyen en agua… ¿es papel? o ¿es plástico? o ¿es metal?… quien sabe, un misterio;  un pedazo de tela, un palito de madera, una bandeja de comida, o un clavo te pueden complicar la vida, y ni hablar de un pañal… tiene papel, plástico, gel absorbente y sobre todo mucha caca, (ojo que por mas convertido, no separo del pañal, plástico, papel y caca), así que va a “orgánico”, esperando que eso no vaya a parar a un cubito de caldo concentrado para la sopa.

El trabajo de reciclar, con la práctica reconforta, lo mismo que rezar un padre nuestro y quedar después con cara de bueno por un rato.

Lo que sí es bueno saber, es que no es una solución poner excusas para no hacerlo, porque puede ser que las empresas ganen dinero con eso (de todo se hace dinero), también puede ser que no ganes nada con eso (aunque tampoco rezando), también puede ser que sea un pequeño esfuerzo que se empequeñece con los desechos de una industria, pero… que le vas a decir a tus hijos cuando reciban el mundo como lo tenemos, que excusas vas a tener para tus nietos, o mejor, que sos como persona si no te importa más que hacer algo a cambio de algo aunque con eso jodas a los demás.

En definitiva, hacer las cosas bien siempre es más esfuerzo, pero como toda religión, la religión reciclista, también apoya a las demás en eso de que “al mundo se vino para sufrir”, así que, a reciclar, que cada uno de nosotros, aunque no nos demos cuenta, hacemos la diferencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: