Posteado por: Loco Atardecer | 16 enero 10

La resaca de la navidad

Foto: “La tradicion se mete en tu casa”

Todos los que me conocen saben que no me gusta la época navideña, es un momento del año donde todo lo que te jode se potencia y todo lo que comes engorda.

Así es que tengo declarada la guerra a la Navidad en general, incluyendo esto el fin de Año (que alguien debería explicarle a la gente que no es el fin del mundo ni el comienzo de nada), y a los dichosos Reyes Magos que con su gran generosidad, engordan los bolsillos de unos pocos.

Con todo esto, es obvio que tengo el chisporroteo de los comentarios de todo el que se me cruza, dónde me explican lo bonito de la Navidad, lo importante que son para los niños, y por supuesto, el arma preferida: “es una tradición”. Pero, claro, quienes conocen un poco de “tradición”, sabrán que Papá Noel, (Santa Claus) nace de la imagen de San Nicolás de Bari, y que hoy en día no es mas que un icono comercial, ya que ese gordo barrigón, vestido de rojo y blanco, con barba y pelo blanco es en realidad la visión del diseñador gráfico Haddom Sundblomde de origen Sueco, que en los años 30 realizó a este “personaje” para la marca Coca-Cola.

Ahora, para los Reyes Magos de Oriente podemos también decir, que no se aseguraba que fuesen tres, que no eran Reyes, (posiblemente fuesen magos persas), y el hecho de que sean de Oriente y uno Negro, tiene que ver con temas políticos de la iglesia católica que modifica los sagrados evangelios y todos los textos que hagan falta, para mejorar relaciones y seguir captando adeptos. Más marketing, pero del que es pecado comentar.

A todo esto está la siempre utilizada “ilusión de los chicos”, dónde lo que no hay es ilusión porque vengan los camellos y que el gordito coca cola baje por la chimenea, sino que hay una verdadera ilusión por los regalos, es decir, imaginemos por un momento que tomamos del calendario un día y hora al azar, y empezamos durante todo un año a prometerles que ese día van a recibir regalos, todos los días recordándoselo. ¿Festejarían las navidades o ese otro día al azar?, no nos engañemos.

Pero claro, las Navidades y sus mentiras traen algo genial para los padres en general (no me incluyo), el hecho de:

– “Si no comes Papá Noel no te trae la bici”

– “Si no vas al colegio los Reyes Magos no te traen regalos”

– “Si no dejas eso y te portas bien, no van a venir los Reyes”

– “No me contestes porque los reyes te están mirando y no te van a traer nada” (que paranoia)

A lo que tu hijo, un día que no quiera ir al colegio podrá responder:

“Ya que acá el que manda es Papá Noel, que venga y me lo diga él”.

Amantes de la Navidad, se que les duele que tenga razón, pero para que vean que yo sí soy tolerante (ustedes no, porque me crucifican porque no me gusta la navidad), voy a decir en su favor que aún queda la fe, esa fe que nos hace pensar que durante esos días podemos ser mejores, que todo esfuerzo vale la pena, que se refleja en la cara de cada chico que recibe un regalo y que nos deja con “la resaca de la Navidad”, ese momento en el que, una vez pasado el momento mágico, recordamos al otro día que:

– Corremos como locos a último momento para comprar los regalos (4 horas y no hay nada en una juguetería con 10000 juguetes)

– Estamos tan nerviosos que casi morimos de un ataque porque olvidamos comprar nueces.

– Trabajamos como locos cocinando para que se coman todo y no den ni las gracias.

– Vienen los de siempre, hablo de esos que siempre se ocupan de no traer nada.

– Nos juntamos con gente con la que no nos importa ni hablar del tiempo.

– Compramos regalos baratos e inútiles para todo tipo de personas que no toleramos.

– Nos regalan esos mismos regalos inútiles (muchos de ellos regalos de regalos), que no sabemos dónde poner.

– Nos ponemos mal por los que faltan, porque están lejos o porque no volverán.

– Los chicos (si hay más de uno), reciben, los unos cochecitos de plástico y los otros bicicletas.

– Los chicos reciben tantos regalos que se desesperan por todos y se pelean por los del otro.

– Nunca falta el que se pasa con la bebida y con los comentarios.

– Los que no nos hablan pero a comer vienen.

Y la pila de platos y el desastre general de la casa, que hace ver que lo de anoche no pudo ser bueno.

Nos acostamos tarde, nos levantamos tarde y pasó una semana entera como si fuese una pesadilla de esas en la que uno se despierta cansado por la mañana.

Feliz Navidad. (¿La tuya?).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: