Posteado por: Loco Atardecer | 2 febrero 10

Las bolas de cristal

Foto: “El futuro es un túnel de ida”J.

Todos queremos saber el futuro, no tanto por curiosidad, si no para poder aprovecharnos de él, prepararse y manipularlo, tomar decisiones que cambien nuestro destino. Muy distinto a la filosofía de las artes marciales que creen que, cada vez que tomamos una decisión modificamos el destino, y que si actuáramos mecánicamente sin pensar, ese sería nuestro verdadero destino.

De esa necesidad de conocer el futuro nacen las bolas de cristal, ese cristal mágico que nos puede revelar el futuro, obviamente que en este término meto también a esos pedazos de papel prensado y pintado que llamamos cartas, a las “médium” y a las completamente locas, y otras brujerías. El dicho lo dice claro: “No creo en las brujas, pero que las hay las hay”. Justificando así el creer, aunque creen que no está bien creer.

Lo más raro de todo es que, mientras más creyente de una religión cualquiera, mas creen en este tipo de magias, cuando en realidad, el creer en todo eso sería ir en contra de todo su propia religión. Pero… que las hay las hay… una frase y queda todo justificado.

Al final de cuentas, como siempre digo, no se puede discutir con nadie una cuestión de fe, porque la fe es simplemente creer en algo, y ese algo no tiene porque tener sentido, y me parece bien. La fe no necesita justificación, es un sentimiento positivo del hombre que nos ha impulsado a creer en todo lo que nos ha impulsado a seguir adelante.

El problema se plantea cuando este hombre visita una médium:

Entra, como todo el que entra a consultar a una persona de la que esperas que te diga el futuro, con cara de escéptico-que-cree, con la cara dura sin expresión y esa mirada en los ojos que va pidiendo ayuda.

La médium se sienta y comienza a mezclar las cartas mientras él va pensando, ¡no las mezcles tanto que es mi futuro!, y ella dispone las cartas sobre la mesa mientras van hablando.

Comienza a decirle cosas simples, cosas que no le cambian la vida, y él no muestra señales de nada, se mantiene firme en su cara de escéptico-que-cree, pero cuando da vuelta la última carta. la médium se sobresalta, se echa para atrás, pega con las manos sobre la mesa, y él se asusta, ella hace un silencio largo y se queda mirando las cartas… él no aguanta más y dice tímidamente:

-Que…pasa… ¿algo malo?-

-¿Malo?- responde –de malo no tiene nada-

-¿Bueno entonces?- dice él mientras se inclina un poco sobre las cartas y las mira, para ver nada.

-Mira- dice la médium mientras sonríe –pocas veces me toca dar buenas noticias-

-¿Si?… ¿Qué es?, no puedo esperar más- apura a decir él.

-Vas ser un hombre rico, va a ser este año, te vas a ganar la lotería y van a ser varios millones-

-¿La lotería?… ¿Cuándo?, porque si gano la lotería no vas a tener que trabajar nunca más de médium-

-Eso no puedo decirlo porque no sale en las cartas, pero no creo que yo deje de hacer esto nunca.-

El hombre salió feliz, sabía que sería multimillonario.

Lo pensó un poco y decidió empezar desde hoy ya que tenia dinero ahorrado en el banco y se dio los caprichos que siempre quiso, dejo su trabajo dándose el gusto de mandar a la mierda a su jefe y decirle todo lo que pensaba de él, y empezó a “vivir la vida”, todos los días de fiesta, mujeres, alcohol, pero eso sí, todos los sorteos compraba la lotería a primera hora sin falta.

Tanto fue el ritmo de vida que comenzó a llevar, que un día, después de una gran noche, se despierta ya tarde y se da cuenta que ya no podía comprar ese día la lotería… corre al calendario, mira en internet y ya había cerrado la jugada. Se desespera, y comienza a sentirse mal, esa era la jugada ganadora y se la perdió, encontrándose ahora sin dinero, sin trabajo, sin “futuro”, y llorando de rodillas por su estupidez.

¿Como sabemos que el hecho de saber el futuro no modifica el futuro? ¿Cómo podemos asegurarnos que, solo por el hecho de saber lo que va a pasar no vamos a cambiar ese futuro?. Porque, obviamente, si sabemos el futuro lo vamos a querer modificar.

Si sabemos que saldremos a la calle y tropezaremos y caeremos al suelo lo vamos a evitar, pero lo que no sabemos son los hechos que desencadenarían esa caída. Podríamos tropezar y caer pero quien nos levante ser la mujer o el hombre de nuestra vida.

Los pasos que damos hoy son los que hacen nuestro futuro después, para bien y para mal también.

La médium le dijo el futuro; quizás si él hubiese hecho su vida normal y un día al salir del trabajo un poco más temprano que de costumbre, saliera a dar una pequeña vuelta antes de ir a casa y extrañamente se le ocurriera jugar a la lotería, él, que no le gustaba mucho el juego, quizás hubiese sido multimillonario.

Lo malo del destino es que es uno solo, por lo que, nunca sabremos que hubiese pasado.

Lo mágico de la vida es “La incertidumbre del destino”, por eso, aunque fuese verdad eso de poder saber el futuro, prefiero no saberlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: